DISFAGIA “DIFICULTAD PARA COMER”: COMIDA TEXTURIZADA

IMG-20131105-WA0006

En ocasiones los pacientes con daño cerebral presentan problemas en la deglución que obligan a modificar la consistencia de su dieta para evitar atragantamientos y aspiraciones, se denomina disfagia, o comúnmente podemos decir que es “la dificultad para tragar”.

Si se determina que el paciente no puede mantener una nutrición e hidratación adecuada y segura por vía oral, precisará instaurar una vía alternativa; sonda nasogástrica (SNG) o una gastrostomía endoscópica percutánea (PEG).

En lo relativo a la textura, es importante que el alimento sea homogéneo, evitar grumos, espinas y que sea jugoso y de fácil masticación. Se deben evitar dobles texturas con mezclas de líquido y sólido.

Respecto a los líquidos: puede ser necesario emplear espesantes comerciales o gelatinas.

Desde nuestra Unidad de Daño Cerebral CEDA proponemos una oferta de platos que componen una dieta variada, equilibrada, sabrosa y atractiva con texturas adaptadas a los diferentes problemas de masticación y deglución: gelatinas, espesados, texturizados, mousses…

Se trata de la COMIDA TEXTURIZADA y que está destinada a personas con disfagia provocada por ICTUS o traumatismos craneales. Con este tipo de comida conseguimos un mejor estado nutricional y emocional en nuestros usuarios.

En nuestro centro se encuentra Carmen Liébana , una usuaria de 75 años que sufrió el 8 de junio de 2013 una angiopatía. Estuvo ingresada durante un mes en el HUCA, sufriendo secuelas cognitivas. A los tres meses sufrió un nuevo ictus con secuelas a nivel físico y de lenguaje (afasia), fecha en la cual ya ingresó en nuestro centro. Sufriendo aún, un tercer ictus en febrero de 2014 y un cuarto en octubre del mismo año, encontrándose actualmente en coma vigil sin respuesta y alimentándose por sonda.

Anteriormente al último ictus su hija, Elena, consiguió quitarle la sonda, a base de constancia y esfuerzo, consiguiendo estar sin la sonda durante 3 meses, recibiendo alimentación oral. Para ello consiguió introducirle pequeñas cantidades de yogur, gelatina, hasta que poco a poco fue tragando.

Elena vive en Avilés, se desplaza todos los días al centro (todos, solo falto un día, casualidades, al día siguiente le repitió otro ictus a su madre), a partir de ahí nunca volvió a faltar. Elena sigue intentando todo con su madre, puesto que para ella, su madre nunca se rinde, gracias a ese esfuerzo su madre está volviendo a comer. Gracias a la comida texturizada, está comiendo, lechuga, tomate, pastel de pescado…; incluso Elena trae de su casa arroz con leche casero.

Carmen tiene un aspecto inmejorable: tiene cuidadoras especializadas que la asean todas las mañanas, que le dan de comer, que la miman, enfermeras y médicos que la atienden, y sobre todo tiene a Elena que se encarga personalmente de que a su madre no le falte de nada (le trae dulces, la depila, la perfuma, le habla mucho…) y sobre todo tanto ella como Carmen NO SE RINDEN NUNCA