LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE PACIENTES CON DAÑO CEREBRAL SOBREVENIDO Y SUS FAMILIAS

shutterstock_171728282

La integración social es el objetivo último de la rehabilitación de los pacientes con Daño Cerebral Sobrevenido.

La reinserción social después de recibir cuidados agudos o rehabilitación en la fase postaguda requiere apoyos diversos en la comunidad, a menudo durante períodos prolongados. La reanudación de toda una serie de actividades dentro de la comunidad puede plantear dificultades a las personas que sobreviven a una lesión cerebral y a sus familias.

Las lesiones cerebrales constituyen un motivo de discapacidad relativamente importante en un segmento por lo demás sano, joven y productivo de nuestra población

Las personas que han sufrido un Daño Cerebral Sobrevenido  se encuentran a menudo en una situación de aislamiento y de falta de apoyo social, suelen ir perdiendo  amigos y contactos sociales

Aunque la integración social es un ámbito muy diverso e importante para los supervivientes a una lesión cerebral, son pocos los estudios empíricos que han evaluado intervenciones dirigidas a mejorar las experiencias vividas por estas personas.

La carga del cuidador engloba, a grandes rasgos, todas las obligaciones, responsabilidades y consecuencias que tienen que asumir los responsables de cuidar a una persona con un daño cerebral sobrevenido. La carga puede recaer en un único “cuidador principal” o repartirse entre un grupo más amplio de personas.

Un tercio de los cuidadores muestran síntomas clínicos de ansiedad, depresión y trastornos de adaptación, y hasta el 50% presentan niveles elevados de angustia

La carga que soporta el cuidador de una persona que ha sufrido una lesión cerebral se ha definido como “una situación difícil de afrontar desde el punto de vista físico y emocional” (Allen y cols., 1994).

Los cuidadores principales de las personas que sobreviven a una lesión cerebral  experimentan un estrés y una carga  muy importante.

Las intervenciones realizadas a través de un trabajador social pueden aliviar la carga del cuidador

Una rehabilitación cognitiva más intensiva y estructurada, aplicada tanto en sesiones de grupo como individuales, mejora la satisfacción de los participantes con su integración social y los resultados de función cognitiva en comparación con la rehabilitación multidisciplinar convencional y menos estructurada.

Los grupos de apoyo social mejoran el estado de desesperanza y dan a los pacientes una mayor sensación de control.

Existe una relación recíproca entre la función cognitiva y la integración social.

Desde nuestra Unidad  de Daño Cerebral Adquirido atendemos , de forma gratuita, un día a la semana a todas aquellas familias que pueden necesitar de nuestra ayuda, lo hace nuestra neuropsicóloga.