Profesionalidad, rigor y empatía

FOTO-CEDA

Para trabajar con pacientes con daño cerebral adquirido se necesita partir de una base de cuidados asistenciales que justifiquen todas las intervenciones posteriores. Sin ellos no tendría ningún sentido el tratamiento de dichos pacientes.

Para ello, la supervisora del centro elabora y coordina una serie de protocolos de cuidados en función de la patología del paciente que son llevados a cabo por los auxiliares de enfermería de manera exhaustiva.

Es de suma importancia que las personas que se dedican a estos cuidados sean siempre las mismas, para que así puedan percibir cualquier tipo de alteración tanto física como emocional a la par que el afecto paciente-cuidador se estimule.

Alimentación por distintos tipos de sondas, cuidados del sondaje vesical,control de las úlceras por presión,administración de medicación,control de la epilepsia, manejo de desfibrilador…son algunos ejemplos de intervenciones  asistenciales que son llevados a cabo por personal formado en daño cerebral.

Profesionalidad, rigor y empatía son nustras señas de identidad