Segundas Jornadas sobre Daño Cerebral Sobrevenido

Con motivo del Día Mundial del Ictus que se celebró el pasado 29 de octubre el Centro Especializado en Daño Cerebral CEDA PLAZA REAL organizó en colaboración con  la Fundación ALDACES,  Y el Hospital Universitario Central de Asturias las “Segundas Jornadas sobre Daño Cerebral Sobrevenido: Una Atención Integrada”

la-foto
D. Julio Martínez . Jefe de Servicio de Calidad e Inspección de la Consejería de Bienestar Social

El ictus se denomina en términos médicos Enfermedad Cerebro Vascular, aunque popularmente también se le conoce como embolia, trombosis, ACV, apoplejía, infarto cerebral, hemorragia cerebral o derrame cerebral. Aproximadamente el 85 % de los ictus son isquémicos y el 15% 6 hemorrágicos. Bastan unos minutos de falta de oxígeno en el cerebro para que las lesiones sean irreversibles.

Una de cada seis personas sufrirá un ictus a lo largo de su vida, detectándose cada año 120.000 casos y siendo más frecuente en mujeres que en hombres, produciéndose unos 2000 casos anuales en Asturias. El 30 % de los pacientes muere y el 40 % sufre discapacidad grave. Siguen siendo la primera causa de discapacidad en los adultos.

D. Valeriano García, Director de  FEDACE
D. Valeriano García, Director de FEDACE

La probabilidad de tener un ictus aumenta en las personas que presentan factores de riesgo controlables como hipertensión, colesterol, tabaquismo, sedentarismo u obesidad.

La unidad de tratamiento del ictus del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), salva cada año unas 150 vidas. La citada unidad registra anualmente entre 500 y 600 ingresos de personas que han sufrido un accidente cerebro-vascular, siendo su máximo responsable el Doctor Sergio Calleja.

En términos generales, las consecuencias del ictus pueden ser fatales: el 60% de los casos muere o sufre discapacidad. Los cuidados, tanto en la unidad del Hospital  Universitario Central como en el Hospital de Cabueñes, han conseguido disminuir la mortalidad de pacientes hasta en un 25 por ciento, y la morbimortalidad (la mortalidad y la tasa de discapacidad) hasta en un 25 ó 30 por ciento. Todo ello, gracias a un mayor conocimiento de la fisiopatología del ictus, la implantación del código ictus y las unidades de ictus en los hospitales y el tratamiento preventivo y de rehabilitación.

Jesús Murua - Director CedaPlazaReal
Jesús Murua – Director CedaPlazaReal

Las secuelas del daño cerebral necesitan de intervención temprana en la rehabilitación no sólo física sino también en la emocional. Las secuelas que el afectado sufre suelen ir relacionadas con un sentimiento de incapacidad y en muchos casos, de aislamiento social. La Unidad especializada en daño cerebral, CEDA Plaza Real ofrece programas de rehabilitación personalizados con el objeto de impulsar la mejora de la calidad de vida de los afectados. Mantenemos conciertos y convenios tanto con las principales mutuas, como seguros, como entidades no lucrativas a través de convenios de colaboración

Dr. D.Sergio Calleja. Jefe de Neurología de la Unidad de Ictus del HUCA)
Dr. D.Sergio Calleja. Jefe de Neurología de la Unidad de Ictus del HUCA)

 “El daño cerebral afecta directamente al cerebro de la persona pero va directo al corazón de la familia Las familias han de aprender qué es el daño cerebral y cómo manejarlo, pero por otro lado, también deben aprender a manejar sus propias vidas, creando nuevas redes sociales que les van a servir de apoyo y soporte emocional y les van a ayudar a tener un estado emocional estable y una situación familiar, nueva, pero adecuada y sana. La sociedad y las instituciones no deben permanecer ajenas a estos problemas y facilitar los medios y recursos necesarios, ante este drama que afecta cada año a más de cien mil personas en España.

 

 

la-foto7
Dr. D. Juan Ignacio Marín. Médico rehabilitador de la Unidad de Daño
Cerebral. Hospital Aita Menni, Mondragón)
Acto Inagural
Acto Inagural
la-foto
Mesa redonda

 

 

Fundación ALDACES. Presidenta Isabel García Menéndez.
Fundación ALDACES. Presidenta Isabel García Menéndez.
Clausura
Clausura