Terapia asistida con perros método pellitero

_4255792

La Terapia Asistida con Perros (TAP)  es una especialidad más dentro de las terapias no farmacológicas, en la que la característica principal es que participa un animal (perro de terapia) debidamente entrenado como co-terapeuta.

Es un programa centrado en la persona, con intervenciones individualizadas, que aporta nuevas técnicas y procedimientos con el objetivo fundamental de mejorar la calidad de vida y el bienestar subjetivo de las personas. La programación individualizada se convierte en un eje principal para la programación. El Método Pellitero destaca el carácter especializado de sus intervenciones. Estas se realizan con dos figuras principales: Terapeuta Guía (psicólogo, , fisioterapeuta, pedagogo) y Perro de Terapia (Labrador Retriever formado por la propia entidad).

La intervención en TAP requiere de un abordaje interdisciplinar con una metodología de trabajo en equipo entre los distintos profesionales del equipo de Integra Terapias y los miembros de los equipos de profesionales del CEDA.

Algunas actividades están diseñadas para trabajar capacidades concretas, en otras ocasiones se trabajan de una forma global varias capacidades. – La intervención será flexible, adaptada a la realidad del momento y de cada sujeto.

Se utilizarán  técnicas de modificación de conducta (distintos programas de refuerzo, programas de extinción, refuerzo de conducta alternativa y/o incompatible, etc.), técnicas de validación afectiva, técnicas de control estimular, etc. El programa de Estimulación en TAP, Método Pellitero, es un modelo de intervención práctico, funcional y adaptativo. Es práctico porque no requiere de espacios concretos recurriéndose a entornos normalizados dentro y fuera de los centros. Es funcional, al trabajarse por objetivos con un fin terapéutico y es adaptativo al adecuarse a las características de cada centro y personas.

_4093833Niveles de intervención

Dentro del programa de Terapia Asistida con Perros (TAP), Método Pellitero, existen cuatro niveles de intervención:

1.     Nivel cognitivo. – Atención.  Es un programa centrado en la persona, con intervenciones individualizadas, que aporta nuevas técnicas y procedimientos con el objetivo fundamental de mejorar la calidad de vida y el bienestar subjetivo de las personas. La programación individualizada se convierte en un eje principal para la programación, es especialmente indicada para personas con deterioro cognitivo grave o muy grave.

2.     La intervención en TAP requiere un abordaje interdisciplinar con una metodología de trabajo en equipo entre los distintos profesionales

3.     La metodología se basa en la programación individualizada en función de las necesidades de la persona identificando objetivos en las diferentes áreas de intervención (física-funcional, cognitiva, relacional, ocio y tiempo libre, etc.).

4.     Memoria. A través de sesiones grupales en TAP se trabajan los distintos componentes de la memoria (memoria de trabajo, memoria semántica, etc.)

5.      Nivel Físico-Funcional. Los objetivos de las actividades en TAP destinadas a trabajar el ámbito físicofuncional de la persona son los siguientes: – Lograr un buen control e higiene postural. – Mejorar o conservar el equilibrio estático y dinámico (equilibrio de pie y correcto traspaso de carga de un pie a otro). – Entrenar y mejorar la deambulación y los desplazamientos. – Desarrollo mantenimiento o mejora del esquema corporal. – Prevenir las complicaciones derivadas de la inmovilización y el sedentarismo. 3. Nivel Psicoafectivo. Los objetivos de la TAP en este ámbito tienen que ver con: el desarrollo y potenciación de la autoestima, la mejora del estado de ánimo, la reducción y control de la ansiedad, la reducción de la inactividad y la desmotivación y la intervención ante conductas problemáticas.