Terapia Halliwick

PISCINA-2

La hidroterapia en el paciente neurológico

La hidroterapia es una rama de la hidrología  que utiliza las características mecánicas y térmicas del agua sobre los usuarios con fines terapéuticos y constituye una actividad terapéutica y lúdica que complementa el tratamiento fisioterapéutico de los pacientes con algún tipo de trastorno neurológico (ACV, TCE, Parkinson, Esclerosis múltiple, ELA, PCI, etc.)

La técnica que utilizamos en nuestro CEDA es la Terapia Halliwick. Esta técnica está basada en los principios de aprendizaje motor y presenta como objetivos conseguir mayor control respiratorio, mejor equilibrio y estabilidad, movimientos lo más fluidos posibles, consiguiendo así una máxima independencia en el agua y fuera de ella.

La técnica se estructura en 10 puntos que van progresando en dificultad, comienza con la adecuación del paciente al entorno acuático, pasando por ejercicios de control motor para pasar a distintos decúbitos (tumbados) y posteriormente ejercicios de desplazamiento en el agua utilizando movimientos de una extremidad o varias (aleteo, brazada, etc.

La actividad de piscina, en general, proporciona los siguientes beneficios:

  • Gracias a las propiedades físicas del agua (flotación), los pacientes pueden realizar actividades que pueden no ser posibles en tierra debido a la acción de la gravedad, favoreciendo el estado psicológico de los usuarios.
  • La hidroterapia resulta un complemento terapeútico importante en todas las personas con problemas funcionales. Durante y después de la inmersión, proporciona una relajación física y psíquica.
  • Disminuye la espasticidad ( favorece la relajación del tono muscular).
  • Se puede trabajar la potenciación muscular.
  • Mejora equilibrio y coordinación.
  • Favorece la reeducación respiratoria. La presión sobre el abdomen  y el tórax ofrece una resistencia a la inspiración, que puede utilizarse para fortalecer la musculatura respiratoria.